Sábado, 26 Noviembre 2022 17:18

Los obispos de Estados Unidos hablan de la necesidad del catecumenado matrimonial

La Iglesia ha estado reflexionando recientemente sobre la mejor manera de acompañar y preparar a las parejas comprometidas para la vocación del matrimonio sacramental.

 

«Se presta mucha atención a la ceremonia y no a la vocación", dice el arzobispo de San Francisco, Salvatore Cordileone, al hablar de la necesidad de acompañar a las parejas que se embarcan en la vocación del matrimonio.

 

La Iglesia ha estado reflexionando recientemente sobre la mejor manera de acompañar y preparar a las parejas comprometidas para la vocación del matrimonio sacramental.

 

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos discutió una nueva propuesta del Vaticano para un catecumenado matrimonial en su asamblea plenaria de otoño la semana pasada en la parte a puerta cerrada de su reunión en Baltimore, y algunos obispos compartieron sus pensamientos después con el Register sobre la necesidad de estos esfuerzos y lo que pueden implicar.

 

Este verano, el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida del Vaticano publicó un folleto, «Itinerarios catecumenales para la vida conyugal», que proponía tres etapas de formación: la primera fase de preparación próxima que dura «aproximadamente un año» antes de la boda; la segunda fase de preparación inmediata en los meses que preceden a la boda, que posiblemente incluya el rito de los esponsales; y la tercera fase de dos a tres años de orientación posterior a la boda, cuando la pareja comienza la vida conyugal.

 

«La realidad contemporánea exige un renovado esfuerzo pastoral para reforzar la preparación al sacramento del matrimonio en las diócesis/eparquías y parroquias de todos los continentes», dice el documento. «El número cada vez menor de personas que se casan en general, pero sobre todo la breve duración de los matrimonios, incluso sacramentales, así como el problema de la validez de los matrimonios celebrados, constituyen un desafío urgente que pone en juego la realización personal y la felicidad de un gran número de fieles laicos en todo el mundo».

 

Tomarse tiempo para discernir

 

El arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco, presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud de la USCCB, dijo al Register que la propuesta del Vaticano «encaja bien con el marco pastoral para el matrimonio que aprobamos el año pasado para que las diócesis desarrollen sus propios programas». Dijo que estos esfuerzos se han inspirado en la necesidad de acompañar a las parejas. Dijo que «la idea del catecumenado es que formen parte de una comunidad. Son parte de la parroquia, así que es más bien un enfoque de compromiso parroquial».

 

Dijo que el hecho de que las parejas se tomen o no un año para la preparación al matrimonio «dependerá del obispo de su diócesis», pero señaló que «hoy en día las parejas planifican con mucha antelación, más de un año, sus bodas. Es lamentable, porque se presta más atención a la ceremonia que a la vocación, pero no creo que haya un gran problema en que se tarde más; un año puede ser mucho tiempo, pero ciertamente no es demasiado tiempo para prepararse para un compromiso de por vida».

 

El Arzobispo Alexander Sample de Portland, Oregón, otro miembro del comité de la USCCB, dijo al Register que el tiempo extra para prepararse para el matrimonio podría considerarse en el contexto de «los años de formación que damos a los hombres que están discerniendo una vocación sacerdotal. Pasan entre siete y nueve años de formación para convertirse en sacerdote».

 

Dijo que la Iglesia a veces no presta «tanta atención a la preparación de los jóvenes para otro sacramento vocacional en la Iglesia, que es el sacramento del matrimonio». La preparación para el matrimonio, dijo, «comienza cuando somos niños y nos formamos en una familia», pero «cuando llega el momento del discernimiento real del matrimonio con esta persona, estoy a favor de dedicar más tiempo a hacerlo adecuadamente, para que los jóvenes estén más preparados y con los ojos bien abiertos, yendo al matrimonio - entendiendo lo que es el matrimonio, pero especialmente en la dimensión espiritual como sacramento».

 

«No se trata de una simple elección que alguien hace», dijo. «Es una decisión vocacional permanente que cambia la vida y que merece mucha oración, discernimiento y formación».

 

Promover la vocación del matrimonio

 

El obispo Thomas Paprocki de Springfield, Illinois, que también forma parte del comité de la USCCB, dijo al Register que «hay incluso un paso preliminar antes» de la preparación al matrimonio en estos días, que es «promover el matrimonio como una vocación». Dijo que, «tradicionalmente, hemos hablado de las vocaciones. Hemos hablado del sacerdocio y de la vida consagrada, y se daba por sentado que los jóvenes conocían el sacramento del matrimonio; y si eras católico, era una especie de expectativa habitual».

 

Pero en nuestro actual clima cultural, subrayó el obispo Paprocki, «no podemos darlo por sentado». Ha comprobado que, «para muchos jóvenes, el matrimonio no está en su radar en absoluto; ni siquiera piensan en ello. Ése es el primer paso antes de hablar siquiera de un programa de formación: ¿cómo conseguimos que los jóvenes reconozcan que es una verdadera vocación de entregarse por amor a su cónyuge, y que de ese amor surgen sus hijos, y que luego dan su amor para criar a su familia?».

 

El obispo Thomas Daly, de Spokane (Washington), coincidió en que la promoción de la vocación matrimonial sería una parte importante del renovado enfoque de la Iglesia en la preparación para el sacramento.

 

«Todos los obispos te dirán que las bodas han bajado», dijo. «El matrimonio y la vida familiar están sufriendo, y creo que la preparación es importante para ayudar a los jóvenes a ser apoyados».

 

Subrayó la importancia de que las parejas jóvenes, «especialmente cuando no están muy cerca de sus padres o de sus familias, tengan otras personas que les apoyen» en los primeros años de matrimonio.

 

Monseñor Daly dijo que también era clave subrayar el «elemento de sacrificio» en el matrimonio. Contó que escuchó a una mujer que llevaba 25 años casada, que dijo que «cuando te casas por primera vez, piensas que esa otra persona va a cumplir con todo, y luego te das cuenta de que no lo va a hacer»; y «entonces llegas a un punto en el que tienes que empezar a dar de verdad de ti mismo», incluso cuando «a veces es desigual».

 

Con respecto a la formación para el matrimonio, monseñor Daly dijo que la cuestión en la que hay que centrarse es: «¿Cómo conseguimos en la preparación para el matrimonio que los jóvenes se den cuenta de que el matrimonio es una lucha -como lo es cualquier vocación- pero que las bendiciones que se dan por la fidelidad te dan una alegría y una paz?». Calificó estos tiempos como «desafiantes» debido a «todo el ataque a lo que significa ser marido y padre hoy en día», con la cultura contemporánea tratando de borrar la necesidad de la familia diciendo: «Las mujeres no necesitan a los hombres; pueden ser inseminadas artificialmente. Los hombres no tienen que hacer nada; pueden ver pornografía y fumar marihuana y jugar a los videojuegos».

 

Teniendo en cuenta este contexto destructivo, dijo el obispo Daly, «esta noción de sacrificio en la preparación del matrimonio» puede ayudar a hacer frente a estos ataques y tentaciones culturales.

 

 

infocatolica.com

Leer 54 veces
Valora este artículo
(0 votos)